Cómo hacer un presupuesto de Obra

Cuando se va a realizar una obra, sin importar el tamaño ni la complejidad del trabajo a realizar, es importantísimo contar con una estimación previa de los costos implicados. Así se garantiza, que una vez en marcha, se pueda concluir el proyecto.

Por ello es que se debe elaborar un presupuesto de obra para tener una idea aproximada del costo total del trabajo. Además, el presupuesto de obra permite planificar las actividades de construcción tomando en cuenta los materiales, la mano de obra y los equipos y herramientas necesarios.

Para entender un poco más acerca de esta valiosa herramienta, aquí se presentan las características que definen un presupuesto de obra, los elementos que lo componen, los pasos básicos para elaborarlo y algunos conceptos básicos a considerar.

¿Qué es un presupuesto de obra?

El presupuesto de obra es la estimación del costo total de una obra o proyecto de construcción. El propósito es contar con una valoración de los recursos necesarios para concluir completamente la obra, que sea lo más cercano posible a la realidad.

El presupuesto de obra es vital pues especifica los materiales, herramientas, equipos, maquinarias y mano de obra necesarios, así como cuantifica el total de la inversión requerida. Además, constituye la base para la programación de la ejecución de los trabajos, la compra de material y la contratación del personal. 

El presupuesto se basa en el cálculo de todos los costos asociados al que además se le puede agregar un margen de ganancia, en el caso de trabajos para terceros. Entre las características que presenta un presupuesto de obra están: 

Aproximado. Aunque ofrece el detalle de todos los elementos requeridos para la construcción así como su costo total, el costo real de la obra puede variar debido a imprevistos técnicos, climáticos o laborales, entre otros.

Temporal. Debido a que pueden cambiar los precios que sirvieron para su elaboración, el presupuesto tiene vigencia por un tiempo determinado.

Individual. Cada obra o proyecto requiere un presupuesto adaptado a sus particulares especificaciones.

Dinámico. El presupuesto de la obra se maneja a través de una herramienta de control automatizada que permite hacer ajustes y visualizar rápidamente su impacto en el costo total del proyecto.

Componentes de un presupuesto de obra 

Toda obra cuenta con un documento que indica las especificaciones técnicas y los planos de arquitectura. Allí se indica lo relativo a la estructura, las instalaciones sanitarias, de gas, de electricidad, calefacción, aire acondicionado, exteriores, y cualquier otra información relacionada con la obra. Es de donde se extraen los elementos a incluir en el presupuesto de obra, organizados por partidas.

De este modo, el presupuesto de obra está compuesto por un listado completo y detallado de todas las partidas donde se especifican los conceptos de trabajo. Al sumar el costo total por partidas, se obtiene el total de costos directos de la obra proyectada. Cada partida debe incluir: 

Materiales. Todos los materiales necesarios para satisfacer la partida. Cada uno debe incluir: nombre, unidad de obra o medida, cantidad, valor unitario y valor total.

Mano de obra. Se refiere al trabajo necesario para ejecutar la partida. Debe especificar: nombre (cuadrilla, obrero, albañil, oficial), costo diario, rendimiento diario y valor total. 

Equipos y Herramientas. Incluye aquellos equipos o herramientas necesarios para efectuar el trabajo. Debe incluir: nombre, tarifa diaria, rendimiento diario y valor total.

Cómo hacer un presupuesto de Obra: Pasos básicos para elaborar un presupuesto de obra

Seguir estos pasos con detenimiento garantizan la obtención de un presupuesto de obra confiable, realista y rentable.

Estudio previo del proyecto. El primer paso es analizar detalladamente el proyecto de obra contenido en los planos de arquitectura y en las especificaciones técnicas. Esto permitirá determinar si la infraestructura es técnicamente viable, así como verificar si se disponen de los conocimientos, los medios técnicos y del personal idóneo para ejecutarlo. 

Identificación de costos. El segundo paso es identificar todas las partidas, los conceptos que la integran y sus costos unitarios. Aquí se incluyen los materiales (unidades, precios), la mano de obra (valor diario, rendimiento) y equipos y herramientas (tarifa, rendimiento) necesarios.

Uso de librerías de obra. Las librerías de unidades de obra son catálogos o bases de datos que desglosan todo lo necesario para la realización de una tarea específica. De ellas se obtienen más fácilmente las cantidades por concepto. Una vez obtenida la información base de la librería, se debe adaptar a la partida específica del proyecto.

Revisión del presupuesto. En este paso se revisan una a una las partidas para asegurar que se está tomando en cuenta todo lo necesario y que están adaptadas a los requerimientos iniciales. Luego, se incluyen los montos por costos indirectos así como el margen de beneficio deseado o utilidad.

Precio unitario, costos directos, costos indirectos

Para estimar el costo total de la obra se debe especificar en alto grado todos los costos asociados. Para ello se deben calcular los precios unitarios, los costos directos, los costos indirectos y determinar la utilidad esperada.

  • Precio Unitario. El precio unitario es el costo de un concepto o trabajo. En el caso del material se especifica por unidad de obra o medida (m2, ml, unidad, kg, etc.). En el caso de la mano de obra se obtiene de dividir el costo diario entre el rendimiento. Igualmente, en el caso de los equipos y herramientas, el precio unitario se obtiene de dividir la tarifa entre el rendimiento.
  • Costos Directos. El costo directo está compuesto por la sumatoria de todos los costos de los materiales, la mano de obra, los equipos y las herramientas necesarios para realizar la obra.
  • Costos Indirectos. El costo indirecto está compuesto por la sumatoria de todos los gastos generales necesarios para hacer el trabajo. Aquí se incluyen los gastos derivados de: procesos administrativos, dirección técnica, vigilancia, financiamientos, fianzas, seguros y fondo de imprevistos, entre otros.
  • Utilidad. La utilidad se refiere al monto que percibe el contratista por ejecutar la obra. Los márgenes de ganancia varían y dependen de la complejidad del proyecto, así como del esfuerzo requerido para su oportuna terminación.

Deja un comentario